Parroco Ventura

 


B E A T O   J U A N   V E N T U R A   S O L S O N A

 

(1875 - 1936)

 


Juan Ventura Solsona
 

Juan Ventura Solsona fue un párroco muy querido por la gente de la época, y destacó por la labor que prestaba a las personas más necesitadas.
Sus restos mortales descansan en la capilla de la iglesia parroquial de su pueblo natal, Villahermosa del Río, donde se recuerda y se dice sobre el que fue hombre de gran fe y de gran atención a los necesitados por la pobreza, que por aquel entonces se sufría en estas tierras.
 
 

BIBLIOGRAFÍA:


Nació en Villahermosa del Río, Castellón, y pertenecía a una familia humilde que era compuesta por once hermanos.
Juan Ventura estudió en el Colegio de Vocaciones de Valencia, y se ordenó en 1901 como Operario Diocesano.
Más tarde fue destinado a México, en el seminario de Cuernavaca, como vicerrector y profesor.
En 1909 volvió a España y estuvo en los seminarios de Toledo y Cuenca hasta que fue enviado al Colegio Español de Roma en el 1911. Allí estuvo hasta 1919, ya que después fue destinado al seminario de Barcelona como director espiritual y donde estaría hasta 1923.

En dicho año obtuvo licencia para dejar la Hermandad de Sacerdotes Operarios, y aunque quiso luego volver, su salud no se lo permitió.
Fue destinado a la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles d'el Cabanyal, donde estuvo diez años mostrando un gran celo sacerdotal y una exquisita caridad con los pobres.
En enero de 1936 fue destinado como párroco y arcipreste a su pueblo natal y donde pudo vivir con su madre ya octogenaria.
El 18 de julio de 1936 estaba de viaje en Valencia cuando estalló la guerra y fue detenido, pero fue liberado gracias a una persona que le dio un salvoconducto y un traje de paisano para que pudiera huir hacia su pueblo.
Clausurada la iglesia el día 2 de agosto, se escondió en un pajar y donde el día 29 de agosto celebró la santa misa para todos los feligreses exiliados.
Más tarde cambió de lugar de refugio pero viendo que ponía en peligro a cuantos lo alojaban, decidió presentarse voluntariamente ante el Comité. Le prometieron que no le pasaría nada y trabajó en el campo, hasta que el 17 de septiembre llegó un comando que buscaba personas fichadas y se lo llevaron al término municipal del Castillo de Villamalefa donde pidió poder hablar antes de ser fusilado.
Así pues perdonó a quienes iban a matarlo y repitió las palabras de perdón del Señor en la cruz, y entonces lo fusilaron, y después de dicho acto acudieron a su casa y expulsaron a su madre.

Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II.


- Martirologio Romano: En el Castillo de Villamalefa, cerca de la ciudad de Castellón, el beato Juan Ventura Solsona, presbítero y mártir, que fue perseverante en su fe, y emigró a la gloria celestial durante la cruel persecución religiosa.